¿CIEN ENTRADAS? SÍ, SON CIEN


Hoy me he dado cuenta de que tenía 99 entradas en el blog vivencias gemelares. Así que, esta es la número cien. Cuando empecé con este proyecto, era un ente abstracto. No sabía que era un blog, me parecía algo alejado de mi vida, y fíjate, a día de hoy, me pasa como con el Scocht Brite, no puedo estar sin él.


Quiero dar las gracias a todos los que nos visitan y leen, también a quienes se sacuden la timidez y nos comentan. En definitiva, a nuestros amigos vía internet. Si en algún momento os he provocado alguna sonrisa, me daré por satisfecha. Muy especialmente quiero agradecer a la página web de partos múltiples y a la de dormir sin llorar. A mis amigas, Candi, Clara, Lau Cambra y María. En último lugar, pero no menos importante, gracias a la otra mamma, por su contribución, callada en un primer momento, y más activa en estos últimos tiempos. Gracias por escribir sobre nuestras "chatinas". Creo que tus palabras enriquecen este blog.

Gracias a Cuqui, nuestra mascota virtual, por comer tan poco, y dar menos ruido aún.

Y sobre todo, gracias a Julia y a Patricia, porque ya no concibo ni un segundo de mi vida sin vosotras. Porque me cansáis, alegráis, hacéis disfrutar de todas las cosas como si fuera la primera vez que me acerco a ellas, porque me enseñáis a vivir de otra manera, y porque hacéis que desee pasar el resto de mi vida junto a vosotras, sin despistarme ni un poco. No tengo palabras suficientes para que sepáis de verdad la fuerza del amor que siento por vosotras.
En las fotos de la entrada podéis ver como hemos ido creciendo. Bueno, yo en realidad he menguado unos veintitantos kilos desde que las traje al mundo. Besos de parte toda nuestra familia. Esperamos contar con vosotros, durante otras cien entradas.

1 comentario:

la pequeña candi dijo...

¡No hay de que guapísima!
Ya sabes que estoy aqui para ejercer de "tita Candi" cuando quieras, que estaré encantadísima de estar con las peques y daros un ratito de intimidad a las "mammas". Y bueno, que espero que sigas con otras tropecientas mil entradas, que sé que algún día las releeré y me sentiré identificada (aunque espero que de one en one). Por ahora me conformo con leer y sonreir desde la barrera.
Besotes a los cuatro.