ALMOSASSA 2011

Que sí, que sí que voy más lenta que una pava al trote y hace tiempo que tenía que haber escrito esta entrada lo sé... ni un reproche más, que bastante me hago yo. Bueno después de fustigarme , pasamos a la entrada  del Almosassa 2011, que son casi una costumbre en este blog.

Los cuatro jinetes sonriendo antes de subir a la torre de Espantaperros

El Almosassa (para los no asiduos) es una festividad de creación reciente, donde celebramos la fundación de Badajoz por Ibn Marwan. Los pacenses nos lanzamos en tromba sobre la Plaza Alta, en una especie de reconquista y disfrutamos de nuestra parte antigua en constante reforma.

Tres beldades asomadas al espejo

Este año acudimos con nuestros amigos Javi y Celia, que son inseparables. Ellos son dos mellizos guapísisisisisisimos hijos de nuestros amigos Mari Paz y Juan. Muchos pensarán , Dios los cria y ellos se juntan. Pues sí , tienen toda la razón- Nos conocimos cuando nacieron Javier y Celia y nos venimos juntando desde que teníamos que acarrear esos pedazos de carritos gemelares. Aunque debemos reconocer que ahora vamos un poco más cómodos en nuestras salidas. Ellas se disfrazaron con el típico pañuelo de monedas y gorro con colgantes, totalmente  "divinas", pero no caímos en hacernos de una chilaba para Javi..., ¡que lástima de cabezas! El año que viene no te escapas, te disfrazamos también.

Jardines de la Galera, un momento de relax...


Recorrimos los tenderetes, los jardines de la Galera (que están preciosos), vimos los animalitos que subieron a la Plaza Alta, acudimos  al parque de la Alcazaba, nos tomamos unas cañitas, unos pasteles, raciones  y los niños bailaron al son que marcaban los músicos. Lo pasamos muy bien.


Que conste que la cabra no le hizo nada, sólo que Julia se asustó, pero es que me hace mucha gracia su cara. 


Por último cuelgo este vídeo de los niños bailando. Patricia estaba completamente entregada a la música.
video


FELICIDADESSSS

Todo es especial hoy...¡¡¡ Felicidades, Julia y Patricia!!! Espero que pasemos un día estupendo. .

MAMÁ ¡CÁLLATE, QUE TE ESCUCHA LA MAESTRA!


Lo voy a decir claro, lo diré aquí y ahora: detesto el rabito que le colocan a la “o” y en general algunos de los palitos inútiles que llevan ciertas letras, pero especialmente el rabito de la “o”.
Ahora que las gemelas comienzan a escribir compruebo que colocar el dichoso “sombrero” de la o, supone una dificultad añadida que les impide escribir con corrección, provocando que las letras sean más incomprensibles de lo que deberían. Por eso abogo desde ya por el “sinsombrerismo” de la “o”, quitémosle esa visera ridícula, permitamos que nuestros párvulos escriban de una forma sencilla y eficaz, que se pueda comprender.
Letra o con palitos, dificil de pintar. 
Siempre pensé que el rabo en cuestión era una cursilería pero ahora ha encontrado en mí uno de sus acérrimos enemigos. Y eso le molesta a Julia, sí le molesta porque cuando nos ponemos a hace letras termino borrando la mitad de las “o” porque no parecen tales. La pobre comienza dar vueltas y vueltas hasta que en un punto determinado hace una raya y aquello… aquello no sé lo que parece. Por ese motivo le dije el otro día que dejase de poner el rabo en cuestión.  Ella dijo que no, que entonces le iba a reñir la maestra y yo le dije que la mayoría escribimos sin añadir el dichoso apéndice a la “o”. El caso es que esta mañana al ir de camino al cole, le dije que se dejara de tontadas y de rabitos y me dijo “Mamá ¡cállate  que te va a escuchar la maestra!”. Lo que me faltaba, antes me censuraban los mayores y ahora me censura mi hija de cuatro años. Pues no señorita, ni hablar del peluquín:¡¡¡Viva el sinsombrerismo!!! ¡¡¡ Arranquemos el flequillo a la letra “o”!!! Por una caligrafía más simple, menos cursi, más legible. ¡¡¡Viva el sInsombrerismo!!! He dicho. 

VACACIONES 2011

Volvimos a la playa y volvimos de la playa. Cargados de fotos, de vídeos y experiencias. Repetimos en Punta del Moral (Huelva) donde hemos hecho del  PPPH (Playa, piscina, paseo y helado) un modo de vida temporal. Acudimos al cine de verano en la playa, tomábamos racioncitas de sardinas, chocos... paseamos en bici, acudimos al zoo... Este año, tomamos de nuevo el ferry a Portugal donde comimos un arroz con marisco, bacalao dorado y por supuesto un excelente café. Sí, sí, también compramos toallas portuguesas (de Hello Kitty).
Julia y Patricia crecen a un ritmo vertiginoso y tienen una energía que a veces parece inagotable: corrieron, hicieron castillos de arena, jugaron con los cangrejos que les traía su padre (y que luego devolvíamos al mar), hicieron ángeles de arena y por supuesto, se bañaron en la playa y la piscina todos los días.  

Tomando el sol en la barandilla

Haciendo equilibrios

Después de comprar un gorrito en  Vila Real de Santo Antonio (Portugal)

Volare

En el Ferry
 El retorno a la rutina no nos ha pasado factura aún, porque como el tiempo acompaña continuamos acudiendo a la piscina, salimos al parque con amigos y  ¡ah, se me olvidaba! nos hemos apuntado a ballet.En realidad son las gemelas las que se han apuntado. Confieso que yo no lo tenía muy claro, pero después de ver la cara que traen al salir de clase, tengo que admitir que no parece mala idea. De momento llevan  con ropa deportiva y calcetines, pero me da la sensación de que vamos a comprar ropa adecuada ya mismo. Pero eso... eso es tema para otra entrada.


MONICA EN AMAPOLITA

Da gustazo ver como nuestros amigos van consiguiendo abrirse camino dentro de lo que les gusta: el arte. Hoy voy a hablar de Mónica Ortiz. Ella es autora del blog  "Ilustraciones infantiles"   y recientemente ha tenido la oportunidad de colaborar en la web  Amapolita, ilustrando el libro "El reloj de cucú de mi abuela" cuyo autor es Dario Levin. La lectura es totalmente gratuita . En la web veréis también cantidad de recursos para vuestros pequeños. Os recomiendo que le echéis un ojo, veréis el buen trabajo de nuestra amiga y muchas cosas más: canciones, actividades, vídeos...Ni que decir tiene que también podéis pasar por su blog, donde veréis parte de su obra, porque ella no deja de dibujar nunca, nunca, nunca. Si tenéis la oportunidad de pasar por el parque de "Castelar" en Badajoz, lo mismo la encontráis lápiz en mano esbozando una nueva obra.

SOÑAR DESPIERTA


-Julia,¿qué te pasó anoche?, ¿por qué te viniste a la cama?
-Tenía pesadillas. Un monstruo venía y me atacaba -contesta mirándome con los ojos muy abiertos.
-Piensa, que sólo son sueños, no puede pasarte nada -digo yo haciéndome la valiente.
Ella guarda silencio unos instantes, me devuelve la mirada y comienza a hablar.
-Mamá...¿sabes que yo sueño despierta?
-Ah, ¿sí? Yo también.
-Sueño que soy una princesa y vivo en un castillo rosa y todas esas cosas así. Pero cuando estoy despierta.
Le acaricio la cabeza y pienso que es maravilloso que tengamos la capacidad de soñar despiertos, aunque sea con princesas que viven en castillos rosas. Después de todo mis sueños no son mejores que los suyos.

MAMÁ...DE PEQUEÑA VOY A SER


Estaba fregando la loza cuando Julia apareció en la puerta de la cocina. No la vi, pero la intuí porque comenzó a hablar enseguida con ese estilo entusiasta que la caracteriza:
-Mamá, cuando sea pequeña voy a ser peluquera.
-No Julia... querrás decir cuando sea mayor - contesté yo en plan "listo" y maternal.
-No, no, cuando sea pequeña -insistió ella.
En ese momento sentí como si una espinita de intranquilidad me punzara el corazón y volví la cabeza. Desde luego mi intuición no me falló, había cogido las tijeras (de punta redondeada, no os asustéis) que tengo para sus manualidades, y se había dado unos cuantos de trasquilones. Cinco o seis mechones de pelo le caían por los hombros. ¡Ayyyyyyy!, me faltó tiempo para lanzarme sobre la "peluquera", arrebatarle el instrumento, echarle la bronca y comprobar si el corte había sido muy radical. Afortunadamente las tijeras de manualidades no habían hecho mucho daño, y todo ha quedado camuflado... puffff.
Cual sea la moraleja, lo ignoro. No se si es: sube las tijeras al techo, no friegues la loza, contrata a un camaleón para que vigile a las gemelas... o presta atención a todo lo que te dicen. Tal vez todas, sí. Menos mal que el pelo crece.

ENTRE LA ALARMA Y LA SEGURIDAD

Ahí es donde me encuentro, buscando un espacio entre la alarma permamente y la seguridad de dos niñas de cuatro años. Hace ya tres fines de semana Patricia se cayó, se hizo un chichón, una pequeña herida en la cabeza y un moratón en la cadera. El asunto no tendría más trascendencia si no fuera porque les advertí hasta en tres ocasiones para que se bajasen de la mesa en la que estaban subidas y se sentasen en el sofá. mi advertencia tuvo un "gran efecto": no me hicieron ni caso y claro pasó lo que pasó, no se cayeron de la mesa, pero sí de la silla en la que Patricia permanecía encaramada. Mamá hablaste de la mesa, no de la silla, debió pensar. Menos mal que tanto la mesa como la silla son de tamaño reducido.
Con todo el dolor de mi corazón reconozco que el golpe ha resultado más eficaz que cualquiera de mis "bájate", "no toques eso"... aunque todavía se despista y de vez en cuando trepa en algún mueble. Es posible que sea innato a la condición infantil ponerse en situaciones peligrosas, pero también lo es a la maternal (o paternal) tratar de evitarlo. Cuando eran más pequeñas protegíamos enchufes (todavía permanecen tapados), los cantos peligrosos, los mandos de la cocina... pero ahora ¿qué podemos hacer?
Creo que nuestro ámbito de acción queda reducido a tres actividades básicas:
  1. La explicación previa a la trastada. Cuando una prevé que resultará tremendamente atractivo subirse a determinado sitio peligroso, será cuestión de decir: ten cuidado que blablabla... la eficacia de esta explicación es bastante dudosa, por no decir inútil.
  2. La advertencia durante la trastada. En ese momento es cuando yo grito (aunque supongo que debe ser más eficaz no hacerlo). algo así:"¡Chiquílla, bájate de ahí!"; Pero ¿qué haces?; ¡suelta la cortina!... aunque pasada la sorpresa y el susto (para nosotros no para ellos) deberemos proceder a explicar lo que está haciendo mal. En mi opinión no es tanto cuestión de asustarlas hasta límites insospechadas, porque si uno exagera corre el riesgo de que acaben por no hacerle caso. Por cierto que eso que dicen las abuelas de que se te puede caer determinado tipo de cortinas encima es completamente cierto. En caso de duda preguntar al dependiente de la Pollería Portuguesa que le sucedió a cierta gemela con gafas hace un par de semanas.
  3. Apartarlos de forma inmediata y física de eso que están haciendo y que sabemos les va a dañar. Bueno, en esto reconozco que fallé el sábado. Supongo que es lo más aconsejable: quitarles tal cosa que tienen en la mano, bajarlos del aparador (sí, sí como lo digo), moverlos desde la silla al sofá, sacarlo de entres las cortinas...
Luego queda el aprender después del porrazo, que es lo más doloroso, como le sucedió a Patricia el otro día. Poco recomendable según en que ocasiones.
En fin paciencia, respiraciones profundas y uñas cortas (para evitar clavárnoslas en los brazos y hacernos daño, que las madres también somos personas)

JULIA Y LOS MOJINOS ESCOCÍOS

Cualquier momento es bueno para cantar. Todavía no he conseguido grabarlas cuando cantan los Black Eyed Peas, Petula Clark o Ana Torroja... de momento va un adelanto: Los Mojinos Escocíos. Bueno, no todo va a ser Haendel y el Mesias que queréis que os diga.

Si es que te pegas tol día enganshao de la pared. Tiembla Sevilla, la niña está aprendiendo.

CARNAVAL 2011



Este año en el Cole de Julia y Patricia los alumnos de infantil y parte de primaria (y sus profesores) se han vestido de cavernícolas. A pesar de su pasión por los trajes de princesa, no mostraron resistencia alguna a vestirse , al contrario. Lo cierto es que lo pasaron fenomenal. Tengo que dar gracias a las abuelas porque son las que se han preocupado por el traje. Mi madre fue a comprar los leotardos y el jersey (lo que no es tarea fácil a final de invierno) y mi suegra se hizo cargo de comprar la tela y elaborar los disfraces y la funda de las botas. En principio habíamos comprado un traje en una tienda, pero luego nos pareció demasiado fino para la época del año. Pensamos que como tenían que salir a dar una vuelta alrededor del colegio, era mejor ir abrigadas (al menos un poco). De hecho Julia empezó a quejarse a mitad del recorrido y luego (para no perder la costumbre de este invierno) se puso con fiebre.

Pues eso, otro disfraz más para el armario, y van....
Feliz Carnaval a todos los amigos del blog, espero que hayáis disfrutado estos días.

LEYENDO CUENTOS

Patricia lee un cuento a su hermana, con participación muy activa de Julia. Es un vídeo un poco largo pero no tiene desperdicio. Las tarántulas son nochecescas y las águilas rompen internet con sus alas (como hacen ellas cada vez que desconectan la ptr). Las águilas calvas papás trabajan en cosas de utilidades y las mamás cuidan de los aguiluchos (ainsss) Atención a como reconocen las manchas de los felinos y lo divertido que resulta leer libros con sus ojos.

ENREDADOS "RAPUNZEL"

El sábado por la tarde fuimos al cine. Vimos "Enredados", la última película de animación de Disney. Acudimos a verla en 2D, porque las gafas del 3D son demasiado grandes, no tienen para niños y a ellas les incomoda mucho. No sé si en otros cines será de otra forma, aquí no, espero que lo cambien pronto, porque la verdad es que algunas películas merece la pena verlas en tres dimensiones.
Las princesas Disney han cambiado bastante, son más decididas, divertidas, guerrilleras, aunque al final continúan colgándose de un príncipe. La sala estaba llena de niños y desde luego a Julia y Patricia les gustó mucho.


Julia se sentó conmigo y Patricia con su padre. La verdad es que son un poco inquietas y a media película comenzaron a subir y bajar de la silla, por lo que tuvimos que ponernos un poco serios. En las escenas de miedo, Julia se me agarraba y me daba besitos. Eso sí, cuando llegó la escena romántica, las dos me abandonaron por el príncipe (su padre, la otra mamma) del que se colgaron y al que miraban con ojos tiernos.
Por cierto que tengo un mosqueo tremendo con Disney, no sólo matan a las madres casi siempre (Bambi, Blancanieves, Cenicienta...) sino que a la última madre mala (secuestró a Rapunzel cuando era un bebé) le colocan un pelo como el mío....brrrr ¡echo chispas, oiga usted!

En definitiva una experiencia muy divertida para disfrutar en familia. Algo que me sorprendió fue que se aprendieron una canción muy especial (la del encantamiento del pelo) sólo con oírla allí. No sé, yo no soy capaz de quedarme con esas cosas. ¿Será la edad?

P.D. Sí, sí ya juegan a que son Rapunzel.


¿QUIÉN SOY AHORA?

Que sí, que sí, que lo sé, que tengo el blog abandonado. Es que no me cunde más el tiempo y es una pena, porque ellas se merecen entradas a diario, pero el curro, su cuidado y la escritura de mi primera novela, me sorben el seso (el poco que me tengo).
De todas formas, antes de que los abuelos vuelvan a pedirme cuentas, voy a contar algo. El título de la entrada es claro: ¿quien soy? A Julia y Patricia siempre les ha gustado imitar: cocinan como mamá y papá, arreglan la casa, hacen la compra, reparan coches, apagan fuegos... pero hay algo a lo que juegan todos los días "a ser otras personas" da igual que sean personajes reales o ficticios: en esos momentos son la persona que eligieron ser. Me llama mucho la atención que siempre piden permiso para poder jugar a ser otro. Tal cual, como lo cuento. Vienen y me dicen:
- Mamá, ¿puedo decirte una cosa?
- Sí.
-¿Puedo jugar a que soy....?
Ante semejante petición no puedo negar mi permiso y durante un rato "son" la persona. A veces, incluso piden permiso para volver a ser ellas mismas, lo que me hace todavía más gracia.
A modo de ejemplo un botón, os contaré que ayer Julia fue:
1) Miriam de Badajoz (compañera de clase)
2) Bloom de las Winx
3) Un bebé.
4) Julia mayor y Julia de cuatro años (ella misma)
5) Jorge de casa de abuela (un vecino).
6) Bebé medusa.

Patricia por su lado escogió ser:
1) Miriam de Madrid (nueva compañera de clase).
2) Flora de las Winx
3) Hermana mayor
4) Princesa Brisela (no tengo ni idea de quien es)
5) Sisi, de Código Lyoko
6) Un perrito.
El problema añadido es que tienes que llamarlas por el nombre que han escogido en esos momentos, si no lo haces te ignoran.
En fin, veremos a quién me encuentro hoy a la salida del colegio, ¿serán Julia y Patricia? ¿algún extraterrestre? ¿su amigo Guille?