VOY A TOMARME UN CAFÉ, ¿TE IMPORTA ESPERAR?

Ayer fuimos a vacunar a las gemelas, con cierto retraso sobre el calendario oficial, achacable únicamente al pánico que siento cuando tengo que ir a pincharlas a las dos, y no tengo quien me acompañe. Esa falta de compañía se debe al exceso de carga laboral que hemos heredado tras la huelga de Justicia, y que ha impedido que la otra mamma, pudiera venir. Al final, tiré de abuelos, y los cinco nos fuimos al Centro de Salud.
Quiero hacer un inciso, un paréntesis para que os hagáis una idea, de la falta de control que el Servicio Extremeño de Salud, tiene en ciertos ámbitos, no sé si en todos. Cuando nacieron las niñas, iban a vacunarse al Hospital Materno Infantil, allí iban todos los niños, estaba centralizado, por así decirlo. Imagino, que con la mejor intención del mundo alguien pensó que sería mejor que los distintos Centros de Salud de cada zona tomasen esa función, y así sucedió. Un día fui ponerles una vacuna, y me dijeron que ya no era el sitio adecuado. Localicé el centro que me correspondía (nosotros tenemos una compañía privada), y allí fuimos. Cuando llegué me dijeron que era necesario pedir cita, que por ser la primera vez me atendían, pero que pidiera cita. Eso hice, durante unos cuantos meses. De repente dejó de ser necesario pedirla, pero claro, nadie me avisó. Tampoco me importó. Cuando fuimos a inyectarles la Prevenar, me dijeron que al ser una vacuna no obligatoria, tenía que llevar la prescripción del pediatra que las trataba. Eso hice. Así hasta ayer.
El horario de vacunación es de 9:30 a 10:30 de la mañana. Llegamos a eso de las 10, la primera consulta de enfermeras estaba vacía, también las dos contiguas de los pediatras. Llegamos a la cuarta sala, de donde salía una chica, con un bebé en brazos, y una señora rubia. Pregunté, "¿Las vacunas se ponen aquí?" (y es que con tanto cambio no sé nada). " Sí, pero voy a tomarme un café, ¿Te importa esperar?". Y cosa increíble en mi, le dije "Sí, me importa porque tengo que ir a trabajar". Lo dije de forma tan natural y educada, que a la señora no le quedo otra que dar marcha atrás y atendernos. Pero su "venganza" (entiéndase en tono jocoso) estaba servida, les puso la vacuna obligatoria, pero cuando le entregué la famosa Prevenar, me dijo que ellos no se la ponían, le acompañé la prescripción del médico, y me dijo que no era su responsabilidad, que no la ponían, que lo hicieran en mi clínica, y que tendría que esperar un mes antes de hacerlo. ¡Chúpate esa!.
Pues bien, dos cosas me molestaron:
  • Por un lado el descaro de dejar todas los "boxes" vacíos (en cuatro salas no había ni una enfermera), y decirme con el mayor descaro del mundo que sale del centro para irse a tomar un café. O lo que es lo mismo, voy a estar fuera al menos media hora, te voy a tener esperando en compañía de dos bebés nerviosos, y encima no te invito...No sé, la desconsideración del funcionario a quien ha de soportarlo, proviene desde el momento en que se creó la función pública, y no parece que pueda solucionarse de forma alguna.
  • Que se cambien los criterios con los que se actúa de una vez para otro. En menos de un año y medio, han introducido cinco cambios. Espero, deseo, que estos cambios sólo afecten a la vacunación, que esta improvisación constante, no afecte al resto de la Sanidad Pública, porque desde luego, si es así, vamos apañados.
Podría agarrarme a eso tan socorrido de "no sé a donde vamos a ir a parar", pero está tan manido que carece de significado . Paciencia, educación, y claridad a la hora de plantear las cosas, no creo que nos quede mucho más, salvo acudir al libro de reclamaciones, si es que existe. No quiero ni pensar que va a pasara los seis años, cuando les toca la próxima vacuna de calendario. Lo mismo hay que hacer una peregrinación previa a Fátima o algo por el estilo.

Saludos vacunados

2 comentarios:

Bohemia dijo...

Ayer visité un blog que precisamente hablaba de eso mismo en terminos generales, desde la atención de un camarero en un restaurante, a la atenció dada por cualquuier dependiente o administración pública...En fin, que si no lo dices tú lo agrego yo..."no sé a donde vamos a ir a parar" que no por manido deja de ser real...

Un beso !!

Anab dijo...

Yo creo que lo que pretenden es enloquecer a los usuarios. Sin más.
Gracias por tu comentario
Un beso gordo.