A LA CAMA.... POR FIN


Las gemelas no son dormilonas. Dos años de continuos despertares y malas noches, dan fe de ello. Pero hace un mes más o menos estamos consiguiendo algo que nos parecía imposible... que se duerman solitas por la noche. Hasta entonces las dormíamos en brazos, pero llegó un punto en que nuestras espaldas dijeron ¡basta!. Entonces, decidimos poquito a poco introducirlas en el maravilloso mundo de dormir solo. Poco a poco, leyendo cuentos, dejando una lucecita de noche encendida, volviendo a visitarlas cada vez que oíamos un pequeño llanto... tirando de la última reserva de paciencia que nos quedaba, y ha dado sus frutos.
Hoy, mi Santo ha tenido que irse a Madrid, y yo me he quedado con las fieras solita. Esto habría sido impensable hace poco, habría tenido que acudir en mi auxilio mi madre (nueva lectora de este blog, y que se enterará de que estamos solas cuando lea esto), o de cualquier buen samaritano que hubiera querido prestarnos su ayuda. Pero no ha sido necesario.
Jugamos, las bañé, di la cena (hasta ahí sin problema), y a las diez, llegó la hora mágica. ¡ A la cama!. Como siempre, con cuentos, saltitos, inquietudes, algún coscorrón (se ponen a saltar en la cama hasta que dan un tropezón), daños imaginarios (Julia me pide que bese todas las partes de su cuerpecito, porque según ella tiene daño, si vierais la carita de pena que pone os moríais de la risa) pero al final y tras contar el cuento de cómo el sol se iba a dormir (de cosecha propia), las oigo rendirse al sueño. ¡Por fin!.
Voy a regalarme una película sin zombies, posiblemente "Orgullo y Prejuicio", y después haré lo propio, a la cama... por fin.

8 comentarios:

m.eugènia creus-piqué dijo...

Buenos días nenita.Que paciencia necesitamos los papis para los hijos, iba a escribir niños pero pongo hijos porque la paciencia con ellos dura toda la vida,jajaja,habla la voz de la experiencia !!
Que bonito cuando son bebes,es la época que más los he disfrutado, desde que nacen hasta los 3 o 4 años son una delicia. Que descanso cuando se duermen, en esto tuve mucha suerte, los bañaba a las ocho, les daba la cena y a dormir, no decían ni MU hasta la mañana siguiente ( a menos que les tocara biberón), luego podíamos cenar y ver la tele tan tranquilos mi marido y yo.

Antuan dijo...

¡Pues enhorabuena por el éxito! Dos añitos ya son aguantar para dormirlas en brazos. Santa paciencia.

Están geniales en la foto, qué graciosas

yeste lima dijo...

Uyyyy, qué familiar me suena esoooo................. A mí, tenían que acudir las vecinas -se turnaban- para cogerlas un rato y que yo pudiera descansar. No dormían ni de día ni de noche, con el agravante de que tenían una hermana mayor "pequeña". Fueron tiempos durillos pero los recuerdo con añoranza, fíjate.

Al fín, te pudiste relajar, descansar y ver una gran película.

¡¡¡ Bien por ti !!!

Muchos besos.

muermi king dijo...

Qué guapas las pequeñajas! y enhorabuena... esta entrada en tu blog me ha dado esperanzas, porque yo ya me veía durmiéndolos en brazos hasta los 18 años... de momento mi espalda aguanta, pero no sé hasta cuando o si tendré que comprarme una faja de esas que llevan los repartidores.

Buenas noches...

Cecilia Alameda Sol dijo...

Llego un día dspués y espero que la noche haya sido tranquila. Hay por ahí consejos de gente sobre el sueño de los niños. Yo leí algo y apenas recuerdo, pero seguro que, si te interesa, lo encuentras. Aconsejaban trucos para que los niños se acostaran sin protestar y con gusto. Pero lo de demorar la dspedida cinco, diez, quince minutos... eso los sabemos mcuhos padres.

velvetinna dijo...

Me encanta tu blog, aunque no comente nunca, pero que lo sepas ¿eh? Me parto de risa con las cosas de tus gemelas, me da una envidiaaaaaa (de la sana ¿eh?). Un besazo.

ANABEL dijo...

Gracias por vuestros comentarios. Os informo, la noche fue toledana, yo creo que sabían que su padre estaba fuera y se estuvieron despertando desde la 1:30 de la madrugada. A eso de las cinco, harta de levantarme, cogí las barandillas de protección, me las llevé a mi cama, e hice lo propio con las niñas. Así que al final, estuvimos durmiendo las tres juntitas. Por la mañana tenía unas ojeras que me llegaban a los tobillos.
No puedes fiarte de esta gente ¡ja,ja,ja! Paciencia, que es lo que todos me repetís, y yo creo que estoy utilizando la mitad de las dosis mundiales.
En fin, gracias a todos por vuestros ánimos, al tiempo quiero animar a Muermiking y Antuan, para que no piensen que todos son así. seguro que en algún sitio algunos bebés duermen bien ¡ja,ja,ja!
Besos

Antuan dijo...

;)

Vaya! Pues con la buena pinta que tenía el inicio de la noche... que penica. En fin, habrá que seguir intentándolo, no?

Por alusiones, espero que algún día los dos monetes por llegar se duerman, ruego al cielo por ello. Pero por de pronto las fiestas nocturnas en la tripita de mamá son continuas, por lo menos por parte del niño. Va a ser terrible. Gracias por los ánimos.

aunque de momento quien más los necesita sois vosotros, así que ¡ánimo tambien!

Un abrazo