EL DIENTE

Sonrisa encantadora, Julia...
Mi madre insiste en que no abandone este blog, que el hecho de verlas crecer es hermoso y debería continuar contando como nos va la vida. Casi seguro que tiene razón pero estoy demasiado cansada la mitad de las veces como para continuar contando cosas sobre Julia y Patricia.
Ahora van a primero de primaria y tenemos muchísimo trabajo, a veces más del que me parece razonable para unas niñas de seis años. Demasiadas tareas muchos días, pero creo que ellas las afrontan con más dignidad y entereza que su madre.
Este fin de semana hemos tenido una novedad que me ha provocado sentimientos encontrados: Julia perdió su primer diente. Sí, uno de los dientes de abajo, posiblemente el primero que le salió cuando tenía nueve meses. Por un lado me sentí contenta por ella que estaba tan ilusionada, por otro, me sentí invadida por tristeza al comprobar que están creciendo a un ritmo exagerado. Me cuesta asumirlo, no pensé que un insignificante diente pudiera hacerme echar tanto de menos los últimos seis años. Me duele mirar sus fotos y a penas reconocerlas en esos bebés de rostro redondo, ojos grandes e inmensa sonrisa. Pero lo cierto es que sigue siendo una niña, una niña que necesita de sus padres y la pérdida del diente no cambia eso ni un poco. Es feliz y yo debería sentirme así también, pero me escuece, me escuele la nostalgia. Pongo buena cara y sonrío,  pongo buena cara y buscamos una cajita donde esconder el diente bajo la almohada para que el Ratoncito Pérez pueda cumplir su misión. Pongo buena cara y la veo  nerviosa, excitada como si de una noche de Reyes se tratase. Su hermana le sonríe y mira con alegría y fastidio por no ser ella la agraciada. Pasa el tiempo y no es capaz de dormir, se mueve excitada, cierra los ojos con fuerza, esperando que alguien venga a recoger su diente y a dejar algún regalo.
Por la mañana sigue metiendo la lengua en el hueco que dejaron sus dientes, y me dice "mi lengua se va de paseo, va a hacerte una foto, mira, mira"... se ha olvidado del Ratón y su recompensa y sólo piensa en que pronto tendrá un diente nuevo. Le recuerdo que tal vez haya una sorpresa bajo la almohada y así es... Patricia mira de nuevo entre fastidiada y contenta. Sabe que pronto será su turno y yo volveré a sentir que el tiempo se me escurre entre los dedos y que la tristeza me pega otro bocado en el corazón.

6 comentarios:

Maria Jose dijo...

está preciosa, ya la hechabamos de menos... a los mios aún les falta un poquito para que empiecen con los dientes... pero yo tambien noto como crecen, muy rápido para unas cosas y muy despacito para otras... es bonito ser madre

Anabel Rodríguez dijo...

Muchas gracias María José, tienes mucha razón, esto tiene un ritmo irregular, demasiado rápido a veces y otras demasiado lento. Puff. Bonito vídeo el que has colgado. Un abrazo

servi dijo...

En mi opinión, los sentimientos de alegría superan la tristeza q sentimos por momentos al ver q el tiempo avanza.
Por lo tanto hay q felicitarte pues tienes dos motivos por los q sonreir cada dia.

Anabel Rodríguez dijo...

Sí, Servi, me da mucha alegría verlas así, sanas, salás, locuelas, pero de vez en cuando... de vez en cuando me pongo a pensar y bueno... creo que han sido muchas sensaciones al compás durante varios años. Todo muy intenso.
Gracias por tu comentario y un beso

Iria Veterinaria dijo...

se te echaba d menos por aquí. La semana pasada a mi pequeña sabela de 7 meses le salió su primer diente, el de abajo. Saludos y esperamos volver a seguirte por aqui

Anabel Rodríguez dijo...

Muchas gracias por pasarte por aquí, Iria, por recordarnos después de tanto tiempo. Ese diente, el de abajo ha sido el que ha perdido Julia, además fue el primero que le salió allá por el 2007, cuando cumplió 9 meses (me acuerdo porque fueron nuestras primeras vacaciones juntos, ja,ja,ja). Un aberazo.