COQUETAS

No creo que me equivoque si digo que a todos nos gusta reconocernos en nuestros hijos, en su mirada, su sonrisa, en los pasos que van dando, buscamos y buscamos gestos que son nuestros. Pero ellos son más, son personas independientes con gustos propios. Palabra. Yo he descubierto que mis niñas tienen algo de lo que yo carezco, lo que di en llamar (parafraseando a Isabelita, la amiga de Mafalda) "presencia Mujeril", y que puedo equiparar a la coquetería. Mis niñas la tienen. A renglón seguido os ilustro.
Se ponen mis zapatos, no los de su padre, los mios, y si pueden ser coloridos o tener un poco de tacón, miel sobre hojuelas. Patricia me persigue con un cofrecito donde guardo algunas alhajas (bisutería, algunos collares, pendientes...), para que se lo abra, y balbuceando una cosa así como "ollá, ollá", para que le ponga los collares que hay dentro. Visto, que íbamos a perder lo poco que tengo, decidí llevarlas a un bazar, para comprar algo. Inmediatamente se decantaron por un conjunto de collar y pulseras con cuentas de madera de colores muy vivos, y entre llantos y súplicas conseguí aguantar sin ponérselo hasta salir de la tienda. Una vez fuera, ya no hubo compasión, se ornamentaron en un pis pas. Como estas pulseras les van grandes pasan ratos enteros con el puño en alto, no cantando "La Internacional", sino evitando que se les caiga al suelo.
Anteayer, visto que también querían coger mis bolsos y arrastrarlos por el suelo, decidí darles dos antiguos y vacíos, que no tenéis ni idea de lo molesto que es recoger, tarjetas, notas, dinero, brillo de labios, fotos, y todo lo que sacan. Ellas por su cuenta se pusieron collares (Patricia), y cogieron mis gafas de sol (Julia). El resultado de esta última sesión, es la foto que veis a continuación... Me partí de la risa, no puedo evitarlo, ¿no creéis que son dos víctimas de la moda?.
Os dejo, voy a ir despidiéndome de mis pocas pinturas, o mejor voy a pedirles a ellas que me enseñen a tener esa "presencia mujeril", para poder decir de verdad, lo que siempre quise; mami es sexy.
PD. La foto va dedicada a la Pequeña Candi, que me pidió que la publicara.

3 comentarios:

la pequeña candi dijo...

Sí, sí tienes dos fashion victims en casa ¡es innato en ellas! Al fin y al cabo son dos pequeñas mujercitas y como a todas nosotras ¡nos gusta estar guapas!
Lo siento por tí, pero desde el día en que nacieron estás condenada a que te "roben" toda clase de pinturas (ahora y siempre), perfumes, pendientes e incluso ropa y zapatos si le estuvieran bien ¡Pregúntale a mi madre!
Gracias por la foto ¡Me encanta!
Un besazo a los cuatro y ánimo que nos queda poco para estar con el culo por alto.

begoyrafa dijo...

Tienes unas niñas preciosas. Muchas gracias por pasarte por nuestro blog. ya te he contestado al comentario que pusiste.
En cuanto a lo que comentas,yo tengo una niña de 6 a la que hemos intentado darle una educación alejada de estereotipos sexistas y esas cosas. Pero, como ves, en el parque no le gusta jugar al fútbol sino a la cuerda con las amigas y no sale de casa sin su bolso. Desde pequeña se preocupa por si su ropa va combinada, en fin...
un abrazo
rafa

Bohemia dijo...

jajajaja...¡que graciosas! Vaya dos presumidas que te han salido...De pequeña yo me subía siempre en los tacones de mi madre, me maquillaba, me gustaba guardarme en el bolsillo la polvera y fingir que me empolvaba la nariz...¡que cosas!

Cuando sean más mayores te vas a enterar...dos fashion victim totales...jejeje

BSS