CONVERSACIÓN NOCTURNA CON JULIA


.
A las gemelas les cuesta trabajo irse a la cama por la noche. Como la mayor parte de los niños, nos llaman una y otra vez pidiendo cosas: agua, que les contemos un cuento, una pizarra en la que dibujar, un libro, un muñeco, otro libro... Al cabo del rato llaman para que quitemos, los libros, la pizarra, el muñeco... (si no se quedan dormidas antes). Vamos que el miedo a verse solas en la habitación genera peticiones y respuestas por ambas partes.
Nosotros hacemos lo que podemos, a veces nos mostramos firmes pero cariñosos, en plan "estoy ahí al lado, tienes que dormir solita, si necesitas algo llámame", otras veces nos hacemos los sordos, los remolones o buscamos excusas más o menos ciertas: estoy muy cansado, me duele la cabeza...
El diálogo que sigue a continuación es totalmente verídico. Las interlocutoras fuimos Julia y yo después de que su padre (reventado) consiguiera llegar al sillón después de contarles un cuento y acudir varias veces a ver que pasaba. Había llegado mi turno.
- ¡Mamá, mamá! ¡Mamáaaaaaaaaa!
- Dime- alargando la "i" con cansancio, casi hartazgo.
- Mamá, ¿te duele la cabeza?
- No- contesté.
- ¿Las muelas?
- No.
- ¿La barriga?
- No - repliqué extrañada.
- ¿Estás bien?
- Sí.
- Pues cuéntame un cuento.
Casi me despachurro de la risa, pero aguanté el tirón y reaccioné de inmediato.
- No, que es muy tarde y mañana hay que ir al cole. Además papá te contó uno.
- Entonces hazme cosas bonitas- dijo con voz muy suave.

Lo que sucedió es evidente. Esa inquietud interesada por mi salud aflojó mi (escasa) firmeza. Les conté un cuento cortito y di besitos suaves hasta que quedaron conforme. ¿Qué habríais hecho vosotros?

8 comentarios:

MONICA dijo...

Muchas gracias por hacerme sonreir con las palabras de Julia. Y tanto cariño :) besitos para todos.

Antuan dijo...

Ja,ja,ja! Que buena la pequeña Julia, que mente más brillante, te desmonta los argumentos antes de empezar siquiera. Antológico. ¿Qué hubiera hecho yo? No se, a veces me gusta pensar que soy firme pero otras veces me da la sensación de que soy un blando... Creo que si no lo vives no lo puedes saber, y en todo caso hagas lo que hagas no está mal, ¿no?

Cecilia Alameda Sol dijo...

Lo que yo habría hecho es morirme de gusto. Contarle un cuento, claro que sí, y luego escribirlo, como has hecho tú, para disfrutar de la conversación años después, cuando ellas sean mayores y puedan reirse contigo de sus propias gracias

muermi king dijo...

Buenísimo! Nos hemos reído con ganas... qué listas son!!! se las saben todas.

Yo me hubiera derrumbado ;-)

Geraldine, dijo...

a mi mi nene me dice "mamita" y ya me compra....hubiera hecho lo mismo...ellos hacen planteos simples: si no tienes nada, qué te impide contarles un cuento?

Anónimo dijo...

jejeje, que bueno!! Supongo que debe ser muy complicado aguanarse la risa!!

ines dijo...

jajaja, que buena es!!
son más listas
Yo hubiera hecho lo mismo, contarle el cuento.
:-)

Eva dijo...

Comérmela, yo me la comía.
No me ha dejado poner un comentario en la última entrada, pero te digo que la entrevista ha quedado genial y que de tonterías nada de nada.
Besicos